Carga – concepto, tipos, características

La carga es el proceso de traslado de mercancías de cualquier tipo de un lugar a otro. La carga para el transporte puede ser diversa en cuanto a sus propiedades y finalidad, y en cuanto a la forma y el tipo de transporte de las mercancías.

El transporte de mercancías sobredimensionadas y pesadas requiere un enfoque especial. Es importante tener en cuenta todos los detalles para entregar la carga de manera segura. En este artículo, le diré en qué debe fijarse para realizar estas operaciones específicas.

La carga se clasifica por el tipo de transporte utilizado (marítimo, ferroviario, por carretera, aéreo, por tuberías); por territorio (interurbano, interurbano, internacional); por el tipo de transporte que interviene en el transporte (monomodal, mixto, combinado); por modo de responsabilidad (intermodal, multimodal).

 

Carga para el transporte

El transporte por carretera es uno de los tipos de carga más populares para el transporte. Es económico transportar la carga por carretera, permite el control de la carga a lo largo de toda la ruta y hace posible cambiar la ruta de entrega para garantizar una entrega rápida y puntual.

El transporte ferroviario es el más usado cuando se transportan grandes volúmenes de mercancías. La enorme capacidad del transporte ferroviario es una ventaja incuestionable para el transporte de mercancías en las industrias minera, química y pesada.

El transporte aéreo es eficiente para el movimiento muy rápido de mercancías para el transporte, donde el alto precio de este tipo de transporte se verá compensado por el menor tiempo de entrega.

El transporte marítimo es el más caro en términos de energía y mano de obra; es uno de los tipos de transporte más complicados y requiere el cumplimiento de muchas condiciones, tanto legales como las relacionadas directamente con el modo de envío y las condiciones de transporte de la carga.

Los oleoductos son un modo de transporte específico, que incluye los oleoductos y gasoductos troncales.

La elección de uno u otro modo de transporte depende de criterios como los costes de carga y transporte, el tiempo de entrega, las características geográficas, la fiabilidad y seguridad del transporte, la accesibilidad del mismo, así como las propiedades físicas de la carga a transportar.

Desde el punto de vista geográfico, el transporte por carretera puede ser interurbano, interurbano o internacional. Si los puntos de partida y destino de la entrega se encuentran dentro del mismo objeto administrativo, el transporte de la carga es interurbano; si la carga se transporta a través del límite administrativo del objeto, es un transporte interurbano. Si el envío se transporta a través de las fronteras nacionales, se trata de un envío internacional.

 

Para el transporte de un mismo envío pueden utilizarse uno o varios medios de transporte.

El transporte monoespecífico (unimodal) se realiza mediante un solo modo de transporte. Si la naturaleza de la mercancía y la ubicación geográfica del destino lo permiten, es preferible usar un únicamente modo de transporte, lo que ahorra tiempo en el transbordo y el almacenamiento, y reduce el riesgo de pérdida y daño de la carga.

Los envíos mixtos se actúan mediante dos modos de transporte. En la mayoría de los casos se trata de transporte ferroviario y por carretera, fluvial y por carretera, y marítimo y ferroviario.  El transporte mixto se emite mediante varios documentos de transporte, y requiere la interacción precisa de todas las partes implicadas en los enlaces de transporte.

 

La carga combinada incluye más de dos modos de transporte.

Según el reparto de responsabilidades, el transporte por carretera se divide en intermodal y multimodal. Ambos se realizan mediante varios modos de transporte y se diferencian en que en el transporte intermodal el responsable de la entrega a uno de los transportistas, el papeleo de envío de los documentos de transporte múltiple. En el transporte multimodal, una empresa transitaria se encarga de la entrega y se emite un único documento para el envío.

Con el desarrollo de las relaciones económico-mercantiles, crece la necesidad de desarrollar tipos y métodos de transporte de mercancías, así como el servicio que acompaña al transporte. El sector del transporte de mercancías está en constante evolución para responder a las exigencias de un mercado que evoluciona.

El traslado de muebles es un servicio muy popular desde hace mucho tiempo. Todo el mundo se ha mudado alguna vez de casa o ha comprado muebles y ha necesitado un camión para entregarlos. Resolver el problema del transporte de muebles no es difícil, solo hay que conocer algunos detalles.

 

Normas de transporte de muebles

De acuerdo con el Reglamento de transporte de mercancías por carretera, las condiciones de transporte de muebles desde el fabricante, almacenes (bases) de las organizaciones comerciales a otros almacenes, tiendas o directamente a los consumidores.

Durante el transporte de los muebles, el Transportista y el Cliente tomarán medidas para garantizar la seguridad de la carga, evitar que los muebles sufran daños (astillados, arañazos, golpes) y la penetración de polvo y precipitaciones atmosféricas.

 

Los muebles se transportarán tanto en tara como a granel.

Para el transporte de muebles a granel, las empresas de transporte deben proporcionar camiones, furgonetas, equipados con dispositivos internos especiales para garantizar la seguridad de la mercancía (rodillos blandos y semiblandos). Estos vehículos se denominan porta-muebles. A continuación, analizaremos los detalles de su construcción.

A falta de camiones para muebles, también se pueden transportar muebles a granel utilizando camiones de plataforma. El mobiliario será equipado por el Transportista o el Cliente de acuerdo con el Contrato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.